Diputado Espinosa presenta proyecto para preservar la memoria de Chuquicamata

Con motivo de un nuevo aniversario del campamento minero, el parlamentario radical presentó dos iniciativas de ley: una, que busca reestablecer esta localidad como lugar de origen en la Cédula de Identidad y otra, promulgar el Día Nacional del chuquicamatino y chuquicamatina.

“Este es un regalo para todos los chuquicamatinos y chuquicamatinas”, comentó el diputado Marcos Espinosa, refiriéndose a los dos proyectos de ley que ingresó esta semana para ser discutidos en la Cámara. El objetivo de ambas iniciativas es mantener la identidad de todos quienes vivieron en Chuquicamata y preservar la memoria intangible del campamento minero, que este domingo cumple 99 años.

La primera de ellas, es la proclamación del 18 de mayo como el día nacional del chuquicamatino y chuquicamatina, fecha en la que se conmemora la producción de la primera barra de cobre fino, realizada en 1915, en la faena instalada en el campamento.

Según explicó Espinosa, ya existe un precedente, la promulgación de la ley que declara el día nacional de los sewellinos y sewellinas. Para el congresista, al igual que en el campamento sureño, Chuqui albergó a miles de trabajadores de la Braden Cooper Co, quienes bajo aislamiento e inclemencias climáticas lograron fundar un lugar de ensueño con sitios de incalculable valor histórico y patrimonial como teatros, iglesias, auditorios, escuelas y plazas, entre otros.

“Los chuquicamatinos y chuquicamatinas son gente de esfuerzo, muy arraigada a sus costumbres y a su origen, y merecen contar con un día especial donde sentirse aún más identificados con la tierra que los vio nacer y que hoy es parte fundamental de nuestra historia y patrimonio”, señaló el congresista oriundo de esta localidad.

Lugar de origen en la cédula de identidad

La segunda iniciativa, busca reestablecer, en el carné de identidad, la localidad de Chuquicamata como lugar de origen de la persona, en vez, de Calama como ocurre actualmente. Esta cambio, se produjo cuando se estandarizaron todos los lugares de nacimiento a comunas, suprimiendo circunscripciones como la del campamento minero.

El diputado Espinosa manifestó esta situación - que también afecta a los nacidos en Pedro de Valdivia y María Elena- a la directora nacional del Registro Civil, Claudia Gallardo, quien le sugirió modificar la ley N° 20.584 para unificar los documentos de identificación de cada ciudadano y que en ellos se repliquen los datos de lugar, circunscripción, comuna o localidad de nacimiento.

“Actualmente, los padres al momento de inscribir a sus hijos en las partidas de nacimiento pueden solicitar que además de la comuna en que nació su hijo, se registre, en el mismo documento, la localidad en que estuviera avecindada la madre del recién nacido, consignándose como lugar de origen. Esto, con el fin de considerar el sentimiento de identificación de las personas con una localidad respectiva”, explicó Gallardo.

De esta manera, este proyecto busca estandarizar los datos de una persona y replicar el sentimiento de identidad de un sujeto con un lugar determinado, que no es precisamente la comuna donde nace, mediante la modificación de la ley.

“Esta iniciativa legal permitirá que los antecedentes de la partida de nacimiento, como lugar de origen, en este caso, Chuquicamata, se reproduzcan en la cédula de identidad y el pasaporte. Una modificación muy esperada por los chuquicamatinos, cuyo arraigo se ha  incrementado luego del cierre del campamento minero”, manifestó Espinosa.

Con este proyecto, no sólo los padres del recién nacido podrán solicitar la incorporación del lugar de origen, sino que también las personas mayores de edad, quienes pueden complementar su partida de nacimiento señalando de qué lugar se sienten originarios o determinando cuál de los cuatro datos, que hoy están registrados en la partida de nacimiento, figuren en la cédula de identidad.

Estas iniciativas están en completa sintonía con el trabajo que ha realizado el parlamentario en conjunto con la Agrupación “Hijos y Amigos de Chuquicamata” y el área de Patrimonio de la Corporación municipal de Cultura y Turismo de Calama, quienes buscan preservar el valor del patrimonio tangible e intangible del Campamento, mediante la tramitación de la denominación de Zona típica y, posteriormente, la postulación del campamento para ser declarado Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

 

“Estos proyectos confluyen en un objetivo común, impedir que con el cierre del campamento desaparezcan casi 100 años de historia. Es necesario proteger el pasado industrial, político, social y el aporte arquitectónico, natural y sociocultural de Chuquicamata. Preservar este lugar, significa mantener vivos nuestros recuerdos, porque fueron más de 25 mil personas las que allí vivieron, entonces, no podemos borrarlo del mapa así como así, porque sería un atentado a nuestra identidad”, terminó diciendo el diputado Espinosa.

Galeria Fotográfica

SÍguenos en Facebook